Bienvenido a la Diócesis de Orange A la Comunidad Católica de Sordos

Espiritualidad cristiana

Desde una perspectiva cristiana, la espiritualidad se remonta a las cartas de Pablo en las que usa el término griego pneuma para señalar una vida vivida en alineación con el Espíritu de Dios. La espiritualidad cristiana presupone, por la gracia de Dios, el deseo y la capacidad humanos de crecer en unión con el Dios Trino. Abarca el carácter dinámico de la vida humana vivida en relación consciente con Dios en Cristo a través del Espíritu, como se experimenta dentro de una comunidad de creyentes. Vivir una espiritualidad cristiana es atender a lo que es de Dios y profundizar en una vida de conversión que tiene como meta el discipulado.

La espiritualidad cristiana se expresa de la manera más auténtica al vivir nuestras promesas bautismales cristianas. En el centro de estas promesas se encuentra el rechazo de todo lo que no es de Dios y la decisión de vivir de acuerdo con las energías y los caminos del Dios Triuno.

El compromiso renovado con nuestras promesas bautismales es posible gracias a la gracia de Dios, sostenido por la comunidad cristiana y apoyado a través de la participación en prácticas espirituales significativas. Esta sección de nuestro sitio web busca presentar y explorar una variedad de prácticas espirituales cristianas que han servido para nutrir las vidas de generaciones enteras de cristianos católicos del pasado y del presente. Las prácticas presentadas aquí tienen largas raíces en la tradición católica; han resistido la prueba del tiempo y han viajado bien, demostrando adaptabilidad en múltiples contextos socioculturales. Las prácticas destacadas reflejan una comprensión católica de la persona, de la revelación y un sentido católico de la sacramentalidad. Los recursos reunidos proporcionan una rica muestra tanto de “prácticas de oración” como de “prácticas de cuidado”, ya que la espiritualidad cristiana católica insiste en mantener fuerte la conexión entre oración y praxis. Al “sacar del almacén tanto lo viejo como lo nuevo” (Mt 13, 52), uno puede vislumbrar la forma y el carácter de la espiritualidad católica en la práctica en nuestro tiempo.

La Eucaristía sigue siendo "la fuente y la cumbre" de la fe cristiana católica, y la participación en los sacramentos es posiblemente la práctica espiritual más conocida del cristianismo católico. Pero, ¿qué prácticas adicionales y menos conocidas forman las espiritualidades de los cristianos católicos? Este es nuestro enfoque, y examinamos precisamente estas prácticas, con miras a comprender mejor cómo aportan significado, coherencia y compromiso del día a día a la vida católica.
 


La naturaleza y el propósito de la práctica espiritual

Las prácticas espirituales son concretas y específicas. Son acciones intencionales elegidas conscientemente que dan un propósito práctico a la fe. Situadas entre la vida tal como la conocemos y la vida en su esperada plenitud, las prácticas espirituales están imbuidas de un sentido de nuestra relación con Dios, los demás y el cosmos. Al influir en nuestra disposición y visión del mundo, las prácticas espirituales nos hacen más abiertos y receptivos a la actividad dinámica de la gracia de Dios, y nos mueven hacia una mayor madurez espiritual.

La pregunta de "cómo" con respecto a las prácticas espirituales suele ser el primer interés de todos. Sin embargo, en última instancia, la pregunta del "por qué" resulta más significativa que el "cómo", particularmente a largo plazo en el mantenimiento de la disciplina de la práctica espiritual. ¿Para qué estamos practicando?

 Nos involucramos en prácticas espirituales porque buscamos una forma de vida en lugar de simplemente un conglomerado de doctrinas o un conjunto de principios morales. Deseando una fe encarnada que nos toque y nos cambie, optamos en la práctica espiritual por un “conocimiento” que brota del núcleo del corazón, el lev, del que se habla en las Escrituras Hebreas como el centro de nuestros afectos (Sal. 4: 7). , la fuente de nuestra reflexión (Is. 6:10), y el fundamento de nuestra voluntad (1 Sam. 24: 5). El objetivo de tal práctica nunca es el dominio, sino una vida relacional más profunda, una forma de vida que hace que la apropiación de la fe de uno sea aún más posible.

El cristianismo católico es de hecho una tradición rica en práctica. Esperamos que en esta sección de nuestro sitio web encuentre información sobre prácticas que nutren sus vidas espirituales, prácticas para ser recibidas, vividas y remodeladas en el tiempo y el lugar para las generaciones venideras. Fuente
 

Únase a nuestra lista de correo electrónico

      Información de la Iglesia

      Días / Horarios de Adoración

      Para los Días / Hora de Adoración, puede ingresarlo como 1er, 2do, 1er y 2do ... etc Inglés hablado ... español hablado .... asl con interpretación en inglés .... etc
      X